23/09/2019 07:04 hs

Irak | A 5 AÑOS DE LA OCUPACIÓN DEL ESTADO ISLÁMICO DE LA LLANURA DE NÍNIVE. | 08.08.2019 00:00

Arzobispo Warda: "El cristianismo en Irak está en serio peligro de extinción; quienes permanecen aquí deben estar preparados para afrontar el martirio"

El arzobispo caldeo de Erbil, Bashar Warda, indicó que el ataque del Estado Islámico "condujo al desplazamiento de más de 125.000 cristianos de sus raíces". "Nuestros torturadores nos quitaron el presente mientras que intentaban eliminar también nuestra historia y destruir nuestro futuro. La violencia contra los inocentes debe terminar. Quienes lo promueven deben dejar de hacerlo. Los cristianos en Irak hemos enfrentado 1.400 años de discriminación, persecución, violencia y genocidio, estamos preparados para hablar y dar testimonio de nuestros opresores y del mundo, sean cuales sean las consecuencias de esto", aseveró. 

data imagen

YouTube Franciscan University of Steubenville.

El arzobispo caldeo de Erbil, Bashar Warda, denunció que "el cristianismo en Irak, una de las Iglesias más antiguas está en serio peligro de extinción" y que quienes allí "permanecen deben estar preparados para afrontar el martirio", en una entrevista con 'Ayuda a la Iglesia Necesitada', el 6 de agosto pasado, al cumplirse 5 años de la ocupación del Estado Islámico (EI) de la Llanura de Nínive -duró 3 años-, por el cual gran parte de los cristianos de las principales ciudades debieron huir y muchos encontraron refugio en la capital del Kurdistán irakí. Actualmente, 40.000 cristianos volvieron y también hay quienes decidieron permanecer en Erbil y otros muchos debieron emigrar al extranjero.

El prelado indicó que el ataque del EI "condujo al desplazamiento de más de 125.000 cristianos de sus raíces". "Nos dejó, en una sola noche, sin cobijo ni refugio, sin trabajo ni propiedades. Sin iglesias ni monasterios, sin la capacidad de participar en ninguna de las cosas de la vida que nos daban dignidad. Nuestros torturadores nos quitaron el presente mientras que intentaban eliminar también nuestra historia y destruir nuestro futuro. Fue una situación excepcional, pero no única. Es parte del ciclo recurrente de violencia que se ha dado en Oriente Medio durante más de 1.400 años. Con cada uno de estos ciclos el número de cristianos disminuye y no por una 'emigración tranquila' o por 'un desastre natural', sino por un sistema de creencias que permitió ciclos recurrentes de violencia contra los cristianos, como el genocidio otomano que tuvo lugar de 1916 a 1922", aseveró Warda.

Sostuvo que la situación de los cristianos hace que afronten con "claridad y el valor de finalmente decir la verdad". "La violencia contra los inocentes debe terminar. Quienes lo promueven deben dejar de hacerlo. Los cristianos en Irak hemos enfrentado 1.400 años de discriminación, persecución, violencia y genocidio, estamos preparados para hablar y dar testimonio de nuestros opresores y del mundo, sean cuales sean las consecuencias de esto", afirmó. Warda denunció que "fundamentalmente, a los ojos del islam, los cristianos no son iguales". "No se nos trata igual, simplemente somos tolerados o no tolerados dependiendo de la intensidad del ambiente yihadista del momento. Porque la raíz de todo está en las enseñanzas de la yihad, que justifica los actos violentos. Nosotros perdonamos a quienes nos asesinaron, a quienes nos torturaron, nos violaron, a quienes quisieron destruir todo lo nuestro. En el nombre de Cristo, los perdonamos. Y por eso les decimos a nuestros vecinos musulmanes que pueden aprender esto de nosotros. Y les pedimos que nos dejen ayudarlos en su sanación", lamentó.