23/09/2019 05:27 hs

Irak | TRAS 5 AÑOS REGRESARON ALREDEDOR DE 20.000 CRISTIANOS. | 23.07.2019 00:00

Arzobispo de Irak destaca que "la fe está viva" pese a la devastación causada por el Estado Islámico

El arzobispo coadjutor siriaco católico, Nathanael Nizar Semaan, destacó que "Qaraqosh y todas estas aldeas cristianas están dando un gran testimonio de su fe, de lo fuertes que son", en una entrevista a National Catholic Register. Indicó que "las personas están empezando a mirar hacia el futuro positivamente a pesar de no saber cuál será este; afortunadamente, su fe les dio fuerza". 

data imagen

NCR.

El arzobispo coadjutor siriaco católico, Nathanael Nizar Semaan, afirmó que "la fe está viva" en las aldeas cristianas de Irak, a pesar de la devastación que causó el Estado Islámico (EI), en una entrevista a National Catholic Register. En el último año y medio, alrededor de 20.000 cristianos regresaron a la ciudad tras dejar el Kurdistán irakí, a donde tuvieron que huir para no morir a manos de los islamistas hace 5 años atrás, tras ser expulsados de sus tierras. 

"Qaraqosh y todas estas aldeas cristianas están dando un gran testimonio de su fe, de lo fuertes que son. Estamos aquí", indicó el prelado, quien luego de la derrota de los yihadistas regresó para llevar a cabo su nueva misión como pastor tras recibir su ordenación episcopal como arzobispo coadjutor, el 7 de junio de pasado, después de haber cumplido 14 años como sacerdote en Londres. Semaan precisó que "fue difícil ver a la iglesia como está ahora, todo destruido por el EI". 

Indicó que "las personas están empezando a mirar hacia el futuro positivamente a pesar de no saber cuál será este; afortunadamente, su fe les dio fuerza". "Nosotros -la Iglesia- no podemos pedirle a nuestra gente que se quede y no poder ofrecerles nada. Tienes que ofrecerles algo, y luego pedirles que se queden. Desafortunadamente, el gobierno irakí no está haciéndolo. Nadie sabe cuál será el futuro, pero al menos trabajamos para lograrlo", sostuvo, al ratificar que los cristianos en Irak necesitan recibir apoyo económico y político para asegurar su futuro.