17/07/2019 02:33 hs

Evangelización | PRIMERA MISIÓN DE LA CONGREGACIÓN SALESIANA. | 13.11.2015 00:00

Conmemoran 140 años de la evangelización de la Patagonia

El 11 de noviembre de 1875, los salesianos realizaron el envío de la primera expedición misionera que los llevó hasta el sur de Argentina. "Hagan lo que puedan. Dios hará lo demás. Confíenlo todo a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora y verán lo que son los milagros. Busquen almas, no dinero, ni honores, ni dignidades, cuiden de los enfermos, los niños, los viejos y los pobres y se ganarán la bendición de Dios", les dijo san Juan Bosco a los misioneros. 

data imagen

Primera expedición misionera salesiana junto a san Juan Bosco.

La Congregación Salesiana conmemoró los 140 años de la evangelización de la Patagonia, dado que el 11 de noviembre de 1875 realizaron el envío de la primera expedición misionera de los salesianos que los llevó hasta el sur de Argentina, con la bendición de san Juan Bosco. Hasta el momento, más de 11.000 salesianos fueron enviados de misión a más de 130 países en los 5 continentes.

La primera expedición se realizó tras el Concilio Vaticano I, cuando varios obispos le solicitaron a Don Bosco enviar salesianos a China, Egipto y Estados Unidos, pero luego de estudiarlo durante tres años, y tras descubrir aquel sueño revelación que había tenido con un lejano país, además de recibir una petición para ir hasta Argentina con los aborígenes de la Patagonia, elije este como el destino de la primera misión de la congregación. El 14 de noviembre de 1875, tres días después de envío de Don Bosco y 13 días después de recibir la bendición del Pontífice, los 10 misioneros salesianos partieron desde el puerto de Génova a la primera expedición de los salesianos. Viajaron 6 sacerdotes y 4 hermanos coadjutores, que tuvieron como jefe al sacerdote Juan Cagliero, de 37 años. Junto a él estaba el padre José Fagano, de 31 años, y el padre Domingo Tomatis, de 26.

"Hagan lo que puedan. Dios hará lo demás. Confíenlo todo a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora y verán lo que son los milagros. Busquen almas, no dinero, ni honores, ni dignidades, cuiden de los enfermos, los niños, los viejos y los pobres y se ganarán la bendición de Dios y la benevolencia de los hombres, ámense entre ustedes, corríjanse mutuamente, no se tengan envidias ni rencores, que el bien de uno sea también el bien de todos", les dijo Don Bosco a los misioneros. Tras esta primera expedición siguieron otras en 1876, 1877 hasta 1888, el año de la muerte del santo, cuando ya había cerca de 150 salesianos y unas 50 Hijas de María Auxiliadora misionando por varios países de América del Sur.