26/02/2020 12:58 hs

Europa | TRAS CONGRESO NACIONAL DE EXORCISTAS. | 23.09.2015 00:00

150 exorcistas italianos alertan que se agrava la emergencia del ocultismo y el satanismo

Los exorcistas italianos pidieron preparar mejor al clero y nombrar más exorcistas. El presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas, Francesco Bamonte, como enviado de Francisco al Congreso Nacional expresó la recomendación del Papa para que se "incremente la dedicación pastoral hacia quienes están particularmente afectados por el espíritu maligno". 

data imagen

Casi 150 exorcistas italianos alertaron que se agrava la emergencia del ocultismo y el satanismo y frente a ello piden preparar mejor al clero y nombrar más exorcistas, tras finalizar en Roma, el Congreso Nacional de los Exorcistas italianos, el primero después del reconocimiento pontificio de la Asociación Internacional de Exorcistas, que agrupa a 400 sacerdotes de todo el mundo. 

El presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas, Francesco Bamonte, como enviado de Francisco expresó la recomendación del Papa para que se "incremente la dedicación pastoral hacia quienes están particularmente afectados por el espíritu maligno". El Congreso Nacional tuvo como objetivo la formación y confrontación para levantar barreras contra la agresión del maligno y saber reconocer esas "puertas y barreras" abiertas a la acción del demonio. "Hemos enviado una carta con la copia de los estatutos a todos los obispos italianos y a los obispos de las naciones donde operan nuestras secretarías lingüísticas", sostuvo. 

"En la carta hemos resaltado el agravarse de la actual emergencia del ocultismo-satanismo y, por consiguiente, la necesidad de comprometerse en la formación de todos los sacerdotes y su preparación para un primer discernimiento de los distintos casos en relación con este fenómeno. También deseamos el nombramiento de un mayor número de exorcistas en la Iglesia y la promoción de su formación permanente", afirmó Bamonte, quien enfatizó que la Iglesia tiene el deber de estar preparada frente a las peticiones de ayuda de quien cree tener o tiene efectivamente trastornos vinculados a la acción del maligno. Participaron del Congreso el cardenal y vicario del Papa para la diócesis de Roma, Agostino Vallini; el arzobispo y vice-gerente de Roma, Filippo Iannone; y Giovanni D’Ercole, obispo de Ascoli Piceno.